dissabte, 11 de febrer de 2012

ESTADO DEL BIENESTAR


    El lobo, que era malvado pero no tonto, admitió su fracaso con relación al caso de los tres cerditos. Malparado y encima impopular, juró, por el prestigio de la especie, que las cosas no quedarían así.
    Por su parte los cerditos, al fin seguros, continuaron construyendo y disfrutando de sus resistentes casas de ladrillo a prueba de lobo.
    Éste, viendo claro que en el futuro tendría las de perder, se aplicó el cuento y cambió de estrategia. Así que abandonó los agotadores métodos tradicionales basados en la fuerza bruta y apostó por el estudio; fue a la universidad y se hizo banquero. Llegó el boom del ladrillo y concedió tantas hipotecas como pudo, sobre todo a los cerditos confiados.
    Más tarde, con la crisis económica a la vista, el lobo se sentó en su sillón, se frotó las manos y se limitó a esperar que los cerditos no pudieran pagar sus hipotecas.

                                                               Joan Serra i Malla

6 comentaris:

  1. Boníssim Joan ;)
    Sembla ficció però res més proper a la realitat.
    Namaste.

    ResponElimina
  2. Namaste:
    Demà tinc entrevista amb un director banc.
    No sé si regalar-li abans o al final.
    Decididament li regalaré al final.

    ResponElimina
  3. Són genials els teus microrelats:)

    Sara Mortreux

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sara:
      He tardat quasi 60 per fer el que tu fas als 20 :-)

      Elimina
    2. L'autor ha eliminat aquest comentari.

      Elimina
  4. A mi aquest és el que m'és m'agrada, i amb diferència,
    una abraçada!

    ResponElimina