dijous, 23 de febrer de 2012

UNA VICTORIA SOBRE SALOMÓN


     Es 30 de Agosto. Con el 0-0, el árbitro señala penalti en el último minuto de la final del mundial. Sin tiempo que perder los holandeses le piden a Dios que el delantero marque gol. Al mismo tiempo, los peruanos le piden que el portero detenga el balón. El dilema está servido.
Dios quiere contentar a todos, pero necesita tiempo para meditar y  manifestarse.
     En la tardanza, los devotos menos comprometidos comienzan a dudar de la ayuda divina. La fe se tambalea y Dios se da cuenta.
     Presuroso, da cuatro instrucciones dogmáticas a Santa Rosa, que envía con urgencia una tormenta sobre La Bombonera. Al momento, la nieve cubre la cancha.
     El árbitro suspende el partido hasta nuevo aviso.
     Mañana Dios dirá.  
                                                                   
                                                                                                                            Joan Serra i Malla

2 comentaris:

  1. Ets un crack, Joan, ets la persona més polifacètica que mai he conegut.
    Felicitats, el bloc està molt bé!!
    (el ladrillo, santa rosa... és pura coincidència o...

    ResponElimina
    Respostes
    1. jajajaja,
      una mica de tot, Dolors, una mica de tot.

      Elimina